Unhandled $ContentPlaceHolder: [WEB_CanonicalLink]

Inspección previa al envío

Las inspecciones previas al envío (PSI) son necesarias cuando así lo estipula el Gobierno del país importador. Los gobiernos imponen la obligación de realizar inspecciones previas al envío para garantizar que el precio cobrado por el exportador refleja el verdadero valor de la mercancía, evitar la entrada de productos no conformes con las normas en su país y mitigar los intentos de evitar el pago de aranceles.

Los países suelen revisar los contratos de inspecciones previas al envío anualmente. Los importadores pueden ponerse en contacto con sus empresas de inspección locales o los transportistas para obtener información adicional.

Tenga en cuenta que muchas organizaciones caritativas y humanitarias están exentas del procedimiento de inspección, puesto que para ellas la importación del vehículo no sería una transacción comercial, sino un donativo de la oficina central de la ONG a su oficina nacional. Esto debe consultarse con las autoridades locales.

Las inspecciones previas al envío las llevan a cabo organizaciones privadas contratadas; para cada país suele haber una empresa de inspección designada.

Normalmente, el exportador no paga las inspecciones, aunque es posible que sufra gastos asociados a las mismas.

Aunque el importador es responsable de organizar la inspección previa al envío (PSI), el exportador debe poner los productos a disposición del personal competente para su inspección en el país de origen.

Normalmente, la empresa de inspección inicia el proceso de inspección cuando recibe una copia de la solicitud de inspección del país importador. Las solicitudes de inspección indican el valor de la mercancía, el nombre y dirección del importador (consulte más abajo información adicional sobre cómo completar los datos del importador) y del exportador, el país de suministro y la declaración del código aduanero del importador. La empresa de inspección entonces se pone en contacto con el exportador para acordar un lugar y momento para la inspección.

Datos del importador:

Toyota Gibraltar Stockholdings

(en calidad de agentes de Toyota Motor Europe NV/SA )

40 Devils Tower road

Gibraltar

La licencia debe iniciarse solo en JPY. En caso contrario, no se emitirá el Informe sin incidencias y tendrá que volver a solicitarse la licencia.

Los pasos del proceso de inspección suelen ser los siguientes:

1) el importador abre una licencia de importación;

2) el importador informa al servicio de inspección del país de importación sobre un envío pendiente y sea abona directamente la inspección o abona un porcentaje en función del valor de la factura comercial, dependiendo de las condiciones del contrato de inspección del país importador;

3) se remite una solicitud de inspección a la oficina de la empresa de inspección en el país de exportación;

4) la empresa de inspección se pone en contacto con el exportador para acordar una fecha, hora y lugar para la inspección;

5) se lleva a cabo la inspección y, si es correcta, se emite un "Informe sin incidencias" (CRF) que confirma el valor del envío, la clasificación aduanera y el despacho;

6) el destinatario tiene que recoger el informe CRF de la oficina de inspección local. Las autoridades locales necesitan el informe para poder despachar los envíos;

7) los productos se envían al país importador y el importador utiliza el CRF, junto con los documentos de envío suministrados por el exportador, para que los productos importados pasen la aduana.

Si los productos llegan a la frontera del país importador sin pasar una inspección, normalmente tendrán que volver a exportarse a un país cercano para su inspección antes de que vuelvan a entrar.

La preparación de su vehículo o vehículos no comenzará hasta que nos indique si se necesita o no una inspección, dado que el proceso puede requerir tiempo y no disponemos de instalaciones para almacenar vehículos completados.

Las fechas de envío que indicamos en las confirmaciones de los pedidos son meramente indicativas y están sujetas a la confirmación de si se requiere o no una inspección. Debería determinarlo lo antes posible para evitar retrasos innecesarios. Estas medidas tienen por objeto protegerle, puesto que podría tener que abonar una importante sanción a la llegada de los productos si no respeta la normativa.